Madrid

Durante más de cuatro años, pero sobre todo desde el 2013, he tenido que viajar con asiduidad a la capital del reino por cuestiones relacionadas con la #malditatesis. Reuniones con la directora, cursos, jornadas, entrevistas, talleres... No voy a decir que cualquier excusa era buena, porque no es así, ya que viajar a Madrid siempre me supone conciliar y no sentirme culpable por estar 2 ,3 ó 4 días fuera de casa.


Pero también es cierto que venir acá me ha supuesto, en muchos casos, una vía de escape, de desconexión y tranquilidad. 

Mientras la inmensa mayoría de las personas caminan aceleradas, sin detenerse a mirar a la otra persona, yo camino despacio, sin prisa (suelo salir con tiempo), disfrutando de lo que me rodea y sintiéndome diferente porque no soy una persona agobiada.

Yo he acabado entrando en Madrid. Me siento segura. Me siento bien. En mi sitio. No siento el agobio de años atrás cuando era la viva imagen de Paco Martínez Soria versión mujer. Sólo me faltaba agarrarme a la chaqueta de mi tía o al brazo de mi tío cual niña asustada.

Ahora observo esta ciudad desde la distancia. Examino sus edificios, sus parques, sus tiendas... Disfruto de mis amistades madrileñas (algunas veces más que otras) e, incluso, doy indicaciones en el metro. ¡YO! Ni me lo creo.

Ya me planteo un posible trabajo acá, con todo lo que ello significa. De hecho, amistades salmantinas me empujan a ello. "Tu sitio está allí".

Pero mi ciudad, con su tranquilidad y su espacio, sus tiempos, mi gente, me tiran. Y cuesta tomar una decisión.


(Post escrito el jueves 25 de enero, a las 20h en el Faborit de Plaza de España).

Talleres de sensibilización y prevención

Mi curso 2017-18 empezó la semana pasada realizando un taller en un colegio en un pueblo cercano a Salamanca.

36 chicos y chicas de 5º de primaria fue el público con el que charlé y trabajé sobre violencia de género. 

1 hora y media tenía para explicar qué era la violencia de género y las situaciones que se podían dar.

Lo hice a través de dos cuentos donde, primero, hablamos de las emociones y de su identificación y, después, le dimos forma a "El Monstruo" para, finalizar, con un juego de pruebas, preguntas y diálogo (de creación propia).


Corto fue el tiempo. Amargo sabor de boca me quedó porque no terminamos y creo que se quedaron muchas preguntas, comentarios y definiciones en el tintero. 

A todo el grupo lo vi implicado, pero un poco perdidos a sus componentes. Su imaginación a veces vuela en exceso, pero sólo a veces, y suelen irse por los Cerros de Úbeda cuando preguntan, pero es algo que me gusta. 

Algo me ha inquietado en esta sesión: fue la primera vez que, al leer el cuento "El Monstruo", no saben identificar quién es ese monstruo que grita, empuja y echa espuma por la boca.

¿Qué está sucediendo? Son 10-11 años y es un libro-cuento para personas de edad más temprana. ¿Eran demasiado inmaduros/as para este tema? ¿Lo ven como algo lejano? ¿No tienen las herramientas adecuadas para identificar este tipo de situaciones? ¿Es algo puntual? ¿Hay que preocuparse? ¿La comprensión lectora es escasa? 

Yo soy de las personas que piensan que es necesario introducir contenido sobre igualdad, tolerancia, luchar contra la violencia, etc. dentro del currículo educativo de forma transversal. Tiene que ser algo que esté presente a diario en las aulas. Mientras esto no suceda, seguirán siendo necesarios talleres, charlas, coloquios de más de 1 hora y media para trabajar estos temas.

Pero también tiene que haber formación para el profesorado para dejar de escuchar frases del tipo:"si las mujeres cobran menos es porque Dios hizo a los hombres más fuertes". 
¡¡¡¿En serio?!!! 
Me parece intolerable que alguien que se dedica a la formación/educación haga este tipo de comentarios.

Pero este comentario es un ejemplo de lo que se puede escuchar en cualquier ámbito de la sociedad y que apoya la idea de que aún queda mucho por andar, por trabajar...

En un post de hace tiempo, recomendaba el libro "Nata y Chocolate ¡invencibles!" donde un niño y una niña tratan de ayudar a un compañero de clase cuando descubren que él y su madre son víctimas de violencia de género.
Como madres y padres tenemos recursos para hablar con nuestras hijas y nuestros hijos sobre estos temas. A mí me gustan mucho los libros, recomendarlos y leerlos de forma conjunta.

Sigamos visibilizando. Sigamos nombrando las desigualdades que se producen en nuestra sociedad y que, desgraciadamente, perjudica más a las mujeres, consideradas un colectivo vulnerable.


Entrevista a Nuria Coronado Sopeña

Desde abril de 2016 soy la presidenta de la Asociación, sin ánimo de lucro, Adavas Salamanca. En el mes de noviembre presentamos a los medios de comunicación la Federación Regional FEVIMI, que aglutina a todas las Adavas de Castilla y León. La andadura de la Federación va lenta, pero porque queremos dar pasos firmes.
Como presidenta de Adavas contacté con Nuria Coronado Sopeña, la autora del libro "Hombres por la Igualdad", para que hiciera la presentación de su libro en Salamanca. (Las ilustraciones son obra de Catalina Flora)

Cuando hablamos por teléfono descubrí a una mujer cercana, generosa, ilusionada, luchadora y dispuesta a trasladar su mensaje a cualquier lugar donde la quisieran oír. Fue sencillo llegar a un acuerdo para que viniera. 

Nos movimos para encontrar un lugar donde hacer la presentación. La Sala Micenas ATV ya había acogido una obra de teatro benéfico a favor de la entidad y no dudó en facilitarnos su espacio para realizar la presentación.

Contamos con la inestimable presencia de Soledad Murillo de la Vega y José Sarrión, quienes accedieron a pasar una tarde de sábado con nosotras hablando de igualdad, feminismo, machismo y de los aliados que esta lucha necesita.

Varias preguntas se me quedaron en el "tintero", así que decidí hacérselas a posteriori, a lo cual Nuria accedió sin poner ningún tipo de oposición. Seguro que alguna pregunta más se nos puede ocurrir. Si tenéis oportunidad, hacérsela, estoy convencida de que Nuria la responderá sin ningún tipo de pudor.

¿Te pusieron muchas pegas para publicar el libro? No es muy habitual que los hombres hablen abiertamente de la igualdad entre ambos sexos y se declaren expresamente feministas.
Todo lo contrario. Tuve varias editoriales interesadas en el libro y me decidí por LoQueNoExiste ya que tanto su biblioteca de Talento Femenino como el equipo humano y profesional que allí trabaja apuesta por contenidos feministas. Fue amor a primera vista. En cuanto a los entrevistados, todos y cada uno de ellos, estuvieron, desde el minuto uno, encantados de participar y formar parte del libro. Ellos afortunadamente saben lo necesario que es su apoyo en la tarea de educar y conseguir un mundo en igualdad. Si bien es cierto que aún son pocos los hombres que quieren dejar atrás el macho que llevan dentro y que quieren desprenderse de esa etiqueta que tanto daño hace, lo cierto es que empieza a haber un movimiento masculino emergente que busca la nueva masculinidad. Es, como dice mi querida Flor de Torres, epiloguista, la revolución pendiente que cada vez está más cerca de producirse y que sin duda alguna traerá la cordura y la equidad que hasta ahora no se ha dado.
¿Por qué seleccionaste a estos hombres y no a otros?
A unos los conocía personalmente y sabía de su implicación vital y profesional en el feminismo. A otros, los seguía de cerca. Solo tuve que llamar a sus puertas. Por fechas de entrega del libro hay 16 aliados, mejor dicho, diecisiete, porque cuento también con Miguel Lorente como prologuista, que para mí es todo un honor. Es muy importante visibilizarlos porque ellos pueden predicar de manera más directa que nosotras en sus círculos (compañeros de trabajo, estudios, amistad) y empezar a explicarles lo necesario que es ver y combatir el machismo que todo lo salpica. Son excelentes prescriptores.
Ante declaraciones como las que ha hecho durante este año el eurodiputado polaco, ¿qué deberíamos hacer ante comentarios de este tipo de personajes públicos y con un puesto relevante?
A mí me da vergüenza ajena que alguien que se supone está en un lugar como el Parlamento Europeo, pueda salir y decir tales burradas y que lo haga no una vez, sino varias y aquí paz y después gloria. Debería haber una sanción inmediata de expulsión de quienes defienden lo indefendible ya que es antidemocrático y bochornoso. Sin embargo él es solo un ejemplo más de cómo funciona este mundo. No es extraño el día en que alguien en otros escenarios no solo dice estas burradas sino que se jacta de su machismo y lo hace porque sabe que no pasa nada. Nadie les para los pies. Y ahí no hay diferencia entre una ideología u otra. En nuestro país también tenemos ejemplos como el de David Pérez, alcalde de Alcorcón, lugar en el que resido, quien nos tiene acostumbrados a perlas machistas. También hay que decir que del machismo no se salva nadie, tenemos señoros tanto en el bando de la derecha como en el de la izquierda.
¿El feminismo es sólo cosa de mujeres?
No. El feminismo es una lucha que ha de implicarnos y  motivarnos a tod@s ya que nos hace mejores a mujeres y hombres porque busca el bien máximo de la igualdad de derechos y oportunidades para ambos sexos. El problema está en que la propaganda machista que lleva trabajando a toda máquina desde el principio de los tiempos, ha filtrado el mensaje de que feminismo es igual que machismo, y la gente lo ha comprado (ahí incluyo a hombres y también mujeres) sin más. Es una cuestión de información y de educación darse cuenta que querer que ambas palabras antagónicas sean sinónimo es parte de la estrategia del patriarcado para seguir manteniendo su poder y sumisión de las féminas.
¿Qué es ser feminazi?
Unir la palabra feminista y la coletilla nazi es la estrategia perfecta del patriarcado para infundir miedo. Querer desacreditarnos a las feministas comparando el derecho al aborto de las mujeres con el Holocausto perpetrado por los nazis es propagar el virus del machismo. Un virus que creó en 1987 un profesor de economía en la Universidad de California, Tom Hazlett y que en el 92 popularizó su amigo y periodista Rush Limbaugh en su libro: Cómo deberían de ser las cosas.
Sin embargo es un insulto que cae por su propio peso. ¿Cuántos hombres conoces que sean asesinados por mujeres? ¿Cuántos hombres son violados al día por mujeres? ¿Cuántos hombres sufren acoso o violencia de género y tiene que salir huyendo a casas de acogida? ¿Cuántos hombres cobran de media un 20% menos que sus compañeras de trabajo? ¿Cuántos hombres se quedan en su casa cuidando de sus hijos o de sus familiares enfermos? ¿Cuántos hombres se ven cosificados o como trozos de carne en el día a día? La respuesta es cero.
En la lucha por la igualdad, ¿mejor solas o apoyadas/acompañadas?
En cualquier lucha siempre es mejor apoyarse en cuant@s más mejor. Necesitamos de aliados, de hombres concienciados de verdad, que quieran vivir en una sociedad sana en la que no importe quienes nazcamos (hombres y mujeres) sino que tengamos las mismas oportunidades. Por eso es esencial contar con esos compañeros fieles, que entendiendo siempre que la lucha en primera fila es de las mujeres, ya que somos quienes padecemos el machismo, puedan caminar a nuestro lado y acelerar así el reloj hacía la justicia y la democracia. Lo que no queremos son los falsos aliados. En ese caso siempre solas.
¿Está bien usado el término “aliados feministas” para referirnos a aquellos hombres que luchan codo con codo con nosotras, a nuestro lado y que son capaces de renunciar a los privilegios que el patriarcado les ha otorgado por el mero hecho de nacer varones?
Yo concibo al aliado como aquel que se une a otra persona o movimiento a alcanzar una meta. Si bien es cierto que los hombres por más que quieran no pueden defender como defendemos nosotras el feminismo, porque somos nosotras las que hemos padecido y padecemos históricamente la desigualdad, creo que son necesarios compañeros. Su primer gesto para demostrarlo, tal y como recientemente decía José Sarrión durante la presentación de mi libro en Salamanca,  ha de ser el de la escucha, “los hombres tenemos que hacer lo que no hemos hecho nunca: guardar silencio y escuchar a las mujeres”. En segundo lugar estos aliados han de despojarse de todo el machismo que les impregna y por lo tanto de los privilegios de los que han gozado desde siempre.
¿Es cierto que las mujeres somos nuestras peores enemigas? O, por el contrario, ¿es un “mantra” que nos ha estado repitiendo el patriarcado/el machismo para que nos lo creamos?
Ahí les has dado con tu pregunta. El patriarcado ha hecho del “divide y vencerás” su mantra. Sabe que si las mujeres nos unimos tenemos una fuerza tal que podemos lograr aquello que nos propongamos. Por eso le interesa seguir publicitando que nosotras nos despellejamos las unas a las otras, que somos las peores rivales y nos tiramos de los pelos si hace falta. Piensa en ladrón que somos de su condición. Por el contrario el único enemigo que tenemos nosotras es el patriarcado. Cuando yo fui consciente de esta manipulación empecé a darme cuenta que la sororidad, es la mejor arma con la que combatir esta mentira. La solidaridad, la empatía, la ayuda que nos damos las mujeres a las mujeres, es algo estremecedoramente maravilloso y potente. Como dice mi querida amiga y cantante Cristina del Valle: ¿qué sería de las mujeres si las mujeres no cuidáramos de nosotras?
¿Sería posible un país como el propuesto por Gioconda Belli en su libro “El país de las mujeres”?
En realidad ya existe ese país o ese mundo, todas y cada una de las mujeres que nos sentimos empoderadas reinamos en ese mundo diario y por eso luchamos, para que el otro mundo, el de ahí afuera que no nos quiere, aprenda, se reeduque y vea el talento que se pierde. Existen casos de comunidades que lideradas por mujeres hacen cosas increíbles en pos del bien común. Es cierto que son pocos los casos de mujeres presidentas o empresarias o directivas líderes que con ese talento y la forma de dirigir crean mundos más sensatos y justos, pero los hay. Y estoy segura, que la tendencia va a seguir a la alza. Nuestra lucha es una lucha sin cuartel y quieran o no, vamos a estar en los lugares de poder, que es donde se cambia todo y en lugar de un país, vamos a lograr un mundo que deje de estar en guerra continua contra nosotras.

El Chojin habla de la discriminación positiva. ¿Es necesaria?
Como quienes mandan no conocen aquello de tener voluntad para abandonar su zona de confort machista hay que crear políticas y medidas que obliguen, en un primer momento a que haya paridad en todos los sentidos. Cuando a través de la educación y la sensibilización, tod@s podamos alcanzar las mismas metas y tener vidas en paz, lo impuesto se normalizará, y no habrá que obligar a nadie a ser sensato. Mientras eso pase, los últimos datos en lo que a paridad salarial, nos dicen que hay que esperar otros 168 años de nada, hay que pisar el acelerador con cuotas o medidas de discriminación positiva a tutti plen.
¿Estamos normalizando tanto la violencia de género que no nos inmutamos ante las noticias que aparecen en los medios de comunicación?
Las mujeres cuando aparecemos en las noticias no lo hacemos para hablar de éxito, logros o sueños cumplidos como cuando aparecen los hombres, quienes por cierto copan las apariciones en un 78% en los medios de comunicación. Todo lo contrario. Aparecemos violadas, muertas, maltratadas, amoratadas, cosificadas, ganando poco, siendo eternas cuidadoras… Somos lo que menos importa. Esa imagen nuestra está tan normalizada que tiene el efecto de la anestesia.
Por eso necesitamos concienciar con perspectiva de género y evitar los programas de televisión blanquean y promueven la violencia de género y los estereotipos sexistas. Las mujeres no somos meros números. Las mujeres somos las hacedoras del mundo. Sin nosotras todo se pararía.
Se desató la polémica con el programa de TVE presentado por Carlos Herrera. ¿Todo vale en televisión? ¿La perspectiva de género está presente en los medios de comunicación?
Por desgracia la única perspectiva de género que está presente en la mayoría de los medios de comunicación es la patriarcal y en televisión ni qué decir. Quienes dirigen y mandan en ellos son hombres ergo los que se promueve es más de lo mismo. Señoros que ni se cortan ni les da vergüenza en promover esa (in)cultura. Programas que denigran a la mitad de la población y que la gente se mete en vena. Programas como el de Pablo Motos,  presentadores como Juan y Medio, o como los de Tele 5 que nos cosifican y ahí están siendo TT.  
Bodino acuñó el término “micromachismos”. ¿Estás de acuerdo con su uso o tenemos que hablar de machismo y punto?
Se habla de micro porque es algo que no es visible a los ojos pero que sin embargo hiere igual. Hace poco escuchaba a la gran Pamela Palenciano decir que ya había que dejarse de poner la etiqueta de micro, que el machismo nos da por todos los lados y hay que rebelarse a él y llamarlo por su nombre. Cambiar el lenguaje y ser consciente de lo que significa es la mejor herramienta para combatir al enemigo número 1 de nuestra sociedad que es el patriarcado.

Leyendo...

Ya he dicho que me encanta leer. A las pruebas me repito con la cantidad de post que he escrito recomendado diferentes libros. Cuando era pequeña (de edad) había libros que me calaban tan hondo, que me los leía dos, tres o cuatro veces más. Nunca tenía suficientes libros y nunca eran demasiadas horas dedicadas a la lectura.

Mi padre había veces que cuando se iba a trabajar me apagaba la luz de la mesilla o yo me despertaba en medio de la noche con el libro en el pecho. 
En la semana de vacaciones en la playa, dos libros, mínimo, no podían faltar en mi maleta. Y me los leía.

¡Qué tiempos aquellos!

Ahora soy más mayor y el tiempo libre dedicado a la lectura se ha reducido bastante, muy a mi pesar. Además, durante los cuatro años que he dedicado a la #malditatesis, los libros leídos han sido otros menos "amenos", la verdad, pero con los que he aprendido. Si ya era una "rata de biblioteca", en estos años de investigación y lectura obligada lo he sido más.

Además, durante este tiempo me he adentrado más en el mundo del "feminismo". He comprendido mejor qué significa y me he declarado, abiertamente, feminista. 
En este año que he terminado mis libros de "ocio" han ido por esa vertiente, incluyendo literatura infantil y juvenil.

Hace unos días me comentaban por una red social que si no leía otro tipo de libros. Yo contesté que sí. Pero que este año, o en esta época de mi vida, han tocado ésos y punto.

Pienso que en cada momento de la vida hay un tipo de lectura o un libro que está llamado a atravesarse en tu camino. Sólo tienes que alargar la mano, agarrarlo fuerte y adentrarte en él para empatarte de la historia que narra. 

Tuve una época en la que leía todo sobre los Cinco y Enid Blyton, Puck, las aventuras de los 3 investigadores y Alfred Hitchcock. Después, llegó el turno de John Grisham (menuda colección que tengo) o de Paulo Coelho (sí, yo también caí). 

Ahora, estudiando e investigando sobre la violencia de género y la inmigración, muchos libros que abordan el feminismo, la igualdad, la discriminación, la historia de las mujeres (pero también películas, novelas gráficas) han caído en mis manos y si me han llenado, si me gustan, si me han calado hondo, si estimo que educan y enseñan, los recomiendo. El resto de las personas podrán estar de acuerdo o no. Para gustos, los colores. Pero ahora mismo, mi momento es éste: feminismo, igualdad, no discriminación...

Entre medias, también leo otra temática: soy fan de Sherlock Holmes, por ejemplo. Trato de leer algo de literatura clásica, sin dejar a las autoras y a los autores modernos. Pero leo.

Un secreto. En este año 2018 me he propuesto leer, mínimo, dos libros por mes. Quizás para algunas personas sean pocos, pero dado mi tiempo, prefiero leer dos libros a no leer ninguno. Si entre medias meto alguno de literatura infantil supero esa cifra fijo. Jajajaja. Pero no hay que dejar de leer. No hay que dejar de soñar.